Excursión al Valle de Ihlara y Derinkuyu


El plan para nuestro segundo día en Capadocia era coger el coche y hacer una excursión al Valle de Ihlara, visitar la Catedral de Selime y, de vuelta, parar a visitar una ciudad subterránea. 

El trayecto desde Göreme hasta Ihlara dura aproximadamente 1h y 30 min. Llevando preparado un mapa, imprimido directamente de Google Maps, no tuvimos ningún problema para llegar puesto que las carreteras están muy bien indicadas. De todas formas, también es una buena opción alquilar un navegador gps junto con el vehículo, para ir sobre seguro.

VALLE DE IHLARA

El Valle de Ihlara es un gran cañón de unos 100m de profundidad. El Valle empieza en la población de Ilhara y, tras un serpenteante recorrido de 14 km de longitud, termina en Selime.

Lo que más nos impresionó al llegar fue el contraste entre el paisaje exterior y el interior del cañón. Aunque la zona dónde se ubica el valle se encuentra prácticamente desértica, el interior del mismo es un auténtico vergel surcado por el río Meléndiz. 





El Valle de Ihlara consta de 4 entradas: 

- En la población de Ihlara, al extremo sur del valle, se encuentra la primera entrada.
- En la población de Selime, al extremo norte del valle, la segunda.
- En Belisirma (7º Km del valle), situada en el centro del cañón, encontramos la tercera.
- En el 4º km del valle encontramos la cuarta entrada y la mejor si os acercáis en coche ya que dispone de aparcamiento. En este punto entramos nosotros.


Acceso al Valle de Ihlara
Cartel indicador de la situación de las iglesias bizantinas
Vista interior del valle

Descendemos más de 300 escalones hasta llegar al fondo del valle y decidimos comenzar nuestra ruta en dirección a Belisirma. El paseo es muy agradable y, aunque hace calor, la temperatura aquí es mucho más amable que en el exterior de Ihlara.

Una de las características que hacen único al Valle de Ihlara es la cantidad de viviendas e iglesias bizantinas excavadas en las paredes del mismo, la mayoría de estas iglesias todavía conservan sus frescos originales. 

De esta forma, vamos amenizando nuestro paseo con breves paradas para observar las iglesias con las que nos vamos cruzando. La primera con la que nos topamos es la Daniel Pantonassa Church:

Daniel Pantonassa Church
Fresco Daniel Pantonassa Church

Algunas fotografías del Valle de Ihlara:






Un poco antes de llegar a Belisirma nos encontramos con un curioso sitio donde reponer fuerzas y aprovechar para llevarnos algo al estómago. Una serie de cabañas sobre el río muy bien ataviadas con cojines y alfombras son una tentación demasiado grande así que decidimos hacer un alto en el camino y probar los Gözlemes (una especie de crep) que allí ofrecían. Disfrutamos mucho del reposo, del frescor del río, de los refrescos y de una inesperada visita que también quería probar nuestros gözlemes!


Mesas y cabañas sobre el río
Descansando antes de volver a ponernos en ruta
Al parecer no éramos los únicos que queríamos probar los gözlemes!

CATEDRAL DE SELIME

Después de comer, cargamos las pilas otra vez para volver al aparcamiento, dónde habíamos dejado el coche, y ponemos rumbo a nuestra siguiente parada: la Catedral de Selime!

Por la cantidad de iglesias excavadas en las paredes del Valle de Ihlara ya intuíamos que la actividad religiosa en esta zona de la Capadocia fue muy intensa, pero la visita a Selime nos impresionó aún más si cabe! 

Observando el tamaño del complejo podríamos equipararlo a un monasterio, en el que habría residido una importante comunidad religiosa. La característica principal del monasterio de Selime es que se encuentra completamente excavado en la roca.


Imagen del monasterio de Selime

Dependecias en un nivel intermedio

El complejo se distribuye en varios niveles, quedando las zonas de paso de mercaderes y alojamiento de viajeros en la parte inferior y las estancias residenciales en los niveles superiores. Por supuesto, la Catedral se encuentra en la parte más alta de la montaña.

Algunas estancias que pudimos visitar fueron los graneros, el refectorio, la bodega... para ir accediendo a los distintos niveles era necesario atravesar unos pasos bastante inclinados, adaptados al tránsito de camellos.


Pasos adaptados al tránsito de camellos
Acceso al nivel superior del recinto
Plaza superior, acceso a la catedral

Catedral de Selime

Catedral de Selime
Vista desde la parte superior de la montaña

La visita fue realmente espectacular, no os la podéis perder si visitáis el Valle de Ihlara. Además, la entrada a la Catedral de Selime está incluida en el tiquet de Ihlara.

CIUDAD SUBTERRÁNEA DE DERINKUYU

De vuelta a Göreme queríamos visitar una de las ciudades subterráneas que existen en la zona, ya que hay varias y quedaban de camino. De todas las ciudades subterráneas abandonadas en Capadocia las más conocidas son Kaymakli y Derinkuyu, así que entre estas dos escogimos Derinkuyu.

Algunos arqueólogos defienden que Derinkuyu data de 1400 a.C y que los hititas podrían haber sido los primeros habitantes de esta gran ciudad, construyendo para ello el primer nivel. 

Los habitantes de la zona excavaban estas grandes ciudades en el subsuelo de Capadocia para protegerse de las contínuas invasiones a las que era sometida la región. Dada la facilidad para excavar la roca calcárea, la ciudad de Derinkuyu fue creciendo en profundidad y se estructura en diferentes niveles. 

Fotografías de los túneles interiores: 





Si visitamos Derinkuyu podremos ver las viviendas de sus moradores, que residían allí junto a sus animales domésticos, pero también podremos ver otro tipo de estancias cómo las dedicadas al culto (iglesias), cementerios y tumbas, establos, graneros, bodegas, cocinas...

La ciudad también cuenta con varias galerías de ventilación y pozos de almacenamiento de agua. 

Es impactante ver los métodos de defensa contra ataques de los que disponían los habitantes de Derinkuyu, básicamente éstos consistían en rocas dispuestas para cortar el paso de las galerías y protección de los pozos de agua para evitar el envenenamiento desde el exterior.

Al entrar al recinto podéis contratar un guía para que os acompañe por el interior de Derinkuyu y os dé algunas explicaciones. Nosotros no quisimos contratar ninguno puesto que el recorrido está muy bien indicado, aunque siempre es interesante. 

MIRADOR DE UCHISAR

Regresando a Göreme, pasamos por la carretera que rodea Uchisar y en una de sus curvas nos detuvimos para fotografiar la panorámica del Kale desde el lado opuesto al del primer día. 

También nos entretuvimos un rato mirando el precioso valle que queda justo enfrente de Uchisar y cómo el atardecer iba cambiando a rosado el color de la montaña.


Castillo de Uchisar desde la carretera de camino a Göreme

Vista del valle frente a Uchisar

Descansando frente al valle

TARDE EN GÖREME

Ya en Göreme de nuevo, dedicamos lo que quedaba de tarde a descansar y pasear por el entramado de calles, antes de buscar algún sitio dónde cenar.

Al anochecer el pueblo cobra otra vida. Las calles, adornadas con luces y farolillos, se llenan de gente que, aprovechando la tregua del calor, no puede resistirse a entrar en los variopintos establecimientos colmados de productos artesanales y recuerdos de Capadocia. 

Escuchamos la llamada a la oración y observamos que los creientes acuden a la mezquita. El ramadán se considera una época de encuentro, de purificación, de dar y compartir, una fiesta que en Göreme se celebraba con una gran cena en la mezquita para toda la comunidad.

Finalmente y recomendados nuevamente por Kamal, decidimos ir a cenar al Top Deck










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada